Ingrese su palabra clave

La Navidad y la regla de los 4 regalos

La Navidad y la regla de los 4 regalos

La Navidad y la regla de los 4 regalos

Antes de empezar, me gustaría presentaros a Ely, porque gracias a ella puedo escribir este post, que es una pequeña síntesis de lo que hablamos en el último directo de Pequeña Musa en Instagram. Un té en el que charlamos sobre ciertos temas de la Navidad que nos ponen un poco nerviosos a los padres, cómo gestionar los regalos y qué es lo verdaderamente importante en estas fechas.

Ely Molina es la persona que se encuentra detrás de Educar en calma, maestra especialista en educación infantil y es educadora certificada en Disciplina Positiva. Ha cursado diferentes formaciones en neurodidáctica, método Montessori y otras pedagogías alternativas. Y además, y sobre todo es mami de familia numerosa (con uno más en camino) que está enamorada de la infancia y de todo lo que le enseñan sus pequeños.

Calidad frente a cantidad. La regla de los 4 regalos.

Se trata de regalar a cada persona 4 cosas atendiendo a la siguiente regla:

  1. Algo para leer. Porque es importante seguir fomentando el gusto por la lectura y gracias a ella los niños siguen aprendiendo de una forma muy sencilla.
  2. Algo para vestir. Esto depende un poco más de cada familia (gustos y necesidades), quizás algo sencillo como un pijama o alguna camiseta… pero podemos aprovechar e incluir un guiño a nuestros hijos por ejemplo eligiendo una camiseta con un dibujo de su personaje favorito.
  3. Algo que realmente necesiten. Aquí tenemos que conocer muy bien a nuestros hijos y ver si nos están demandando algo… Ely puso el ejemplo de sus hijos, los cuales han secado (por la necesidad que tiene ahora de crear) los rotuladores y un regalo podría ser un paquete de folios y un estuche de rotuladores.
  4. Algo que realmente quieren. Esta es la parte más consumista de la regla y puede que la más complicada para los padres (los niños suelen pedir muchas/demasiadas cosas y hay que saber que es lo mejor para ellos dentro de lo que piden).

Ely este año ha querido añadir una variante a esta regla y es una experiencia. Nos comenta que ella entiende la experiencia no cómo una actividad donde nos tengamos que gastar el dinero sí o sí, sino como una actividad donde hagamos algo con nuestros hijos pasando un tiempo de calidad con ellos. Nos puso el ejemplo de su suegro, que va a recoger setas al campo y se va a sus nietos… es un tiempo que pasan juntos, el hecho de recoger setas, les enseña algo nuevo, además se comen y las pueden preparar con la abuela… decía que su hijo estaba deseando que llegaran las navidades para irse con el abuelo.

«Capturar momentos… no con la cámara, con el corazón»

Ely – Educar en calma-

Tenemos que hablar mucho con ellos para fomentar la reflexión sobre las navidades y los Reyes Magos, ya que aquí entramos en un mundo «mágico» donde todo es posible… ¿Porqué crees que los RRMM te traen regalos? ¿Es importante el número de regalos? Pero… ¿y si te traen a ti muchos regalos, no habrá otros niños que se queden sin nada? Ellos mismos, guiándoles con preguntas llegan a soluciones.

Los niños necesitan mucho tiempo con nosotros (sus padres), desde una visión consumista, puede parecer que los niños no valoran este tiempo que les dedicamos, pero… es un poso muy importante que les va quedando en la memoria. Son momentos de atención plena que tenemos hacia ellos, de crear conexiones y si queremos de forjar nuevas tradiciones familiares todos juntos.

Que la parte del dinero no sea un problema para crear estos vínculos… crear unos Xmas en familia, hacer galletas o un roscón con la abuela, dar un paseo por Cortilandia o los puestos navideños con los tíos… todo se queda en su memoria, y es este tipo de cosas las que luego recordarán y no si tuvo cual o pascual juguete.

«En la Navidad, la parte importante es la familia y esto debería ser el centro de todo»

Ely – Educar en calma-

Tenemos que implicar a nuestros hijos en la navidad, decorando con nosotros, creando detalles para regalar a la familia, porque al final nos regalamos, porque nos queremos, y esto es lo importante.

Cuando crecemos y somos adultos, nos damos cuenta que lo importante y lo que echamos en falta (sobre todo en momentos así) es la gente que nos falta, por esa razón debemos hacer partícipes a nuestros hijos de lo verdaderamente importante, la familia.

Y sobre todo y con lo que nos debemos quedar es que…

Hagamos lo que hagamos con nuestros hijos… lo estamos haciendo bien.

Nadie nos enseña a ser padres y también se aprende de los errores, así que… disfrutemos con ellos, riamos, cantemos y seamos felices.

Si crees que le puede ser útil a alguien este post, compártelo sin ningún problema… me haría muy feliz.

Que pases unas felices fiestas acompañada de la gente a la que más quieres.

Tam

 

P.D: Ely, muchísimas gracias de nuevo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *